viernes, 23 de marzo de 2012

Cenicienta


Al terminar aquella fiesta
te quiese hablar
más tú no estabas
Cenicienta se marchó
sin darme tiempo ni ocasión
para hablarle de mi amor.

Si nuestro amor se hiciera cuento,
si realidad las ilusiones.
Seguirías siendo siempre
desde que te conocí
Cenicienta para mí

No importará el vestido para estar bonita
ni que no tengas los zapatos de cristal,
me bastará con el calor de tu sonrisa
y con saber que para siempre me querrás.

En un reloj darán las doce
y llegará la media noche.
Las estrellas seguirán
con su brillante resplandor
alumbrando nuestro amor.

No importará el vestido para estar bonita
ni que no tengas los zapatos de cristal,
me bastará con el calor de tu sonrisa
y con saber que para siempre me querrás.
Cenicienta para mí

Publicar un comentario en la entrada