jueves, 9 de mayo de 2013

Canastos


Con el amor no se juega,
¡ay, canastos! que es peor.

-Señorita, 
hace mucho que la espero
soportando el aguacero
por decirle que la quiero
aunque usted no lo permita.

-¡Canastos!

-¿Qué me responde usted?

-Caballero, 
nunca he estado enamorada
déjeme una temporada
porque no me fío nada
de un cariño pasajero.

-¡Canastos!

-¡Váyase, por favor!

Con el amor no se juega,
¡ay, canastos! que es peor,
porque el amor, cuando llega,
es, ¡canastos!, lo mejor.

-Señorita, 
yo le ofrezco la fortuna
las estrellas una a una
con el sol y con la luna
y el amor que aquí palpita.

-¡Canastos!

-Ya ve que soy formal.

-¡Ay, muchachito!,
no me importa la riqueza
ni he perdido la cabeza
si le digo con franqueza
que un marido necesito.

-¡Canastos!

-Casarse es lo mejor.

Con el amor no se juega,
¡ay, canastos! que es peor.

-Linda mía, 
cuando quiera estoy dispuesto
para hacer el presupuesto
de lo caro que se ha puesto 
pasar por la vicaría.

-¡Canastos!

-Por algo somos dos.

Con el amor no se juega,
¡ay, canastos! que es peor,
porque el amor, cuando llega,
es, ¡canastos!, lo mejor. 
Publicar un comentario en la entrada