viernes, 27 de enero de 2012

Vendedor de yuyos



“...poleo, carqueja, flor de romerillo,
yuyos milagreros, yerbas pa’ olvidar…”
llenabas la siesta con tu voz de grillo,
cuando aparecías por el arenal.
Se te vio en las carpas y en las procesiones
místico y pagano rezar y bailar.
Pregonando en medio de las libaciones:
“…yuyitos del campo, pa’l bien y pa’l mal…”
Vendedor de yuyos…cuántas resentidas
buscaron tu alforja sintiendo el pregón,
ese fue el destino de tu triste vida:
vivir en silencio, vendiendo ilusión.
Te dormiste un día, vendedor de yuyos,
con un sueño largo cansado de andar.
Nunca más se oyeron los pregones tuyos:
“…yuyitos del campo, pa’l bien y pa’l mal…”
“…poleo, carqueja, flor de romerillo,
yuyos milagreros, yerbas pa’ olvidar …”
llenabas las siestas con tu voz de grillo,
cuando aparecías por el arenal.
Publicar un comentario en la entrada