lunes, 14 de diciembre de 2015

Amenazas


Despertad alegres, mis amigos, 
olvidad los ruidos que hay, 
que la noche se está yendo 
y el día vendrá. 
Si os dais prisa encontraréis 
el desayuno, ya servido está. 
Ahora bien, si no llegáis 
agua de lluvia habrá. 


Si me amenazas prometo escaparme 
yo no volvería a hablar. 
Son tus palabras puñales, que abrirán 
algo muy dentro de mí. 


Escuchadme: siempre recto 
hay que caminar. Una orden es. 
Dos las filas, adelante, 
y nada de hablar. 
Voy andando y las baldosas 
cuento sin parar. Hoy no gritarás, 
de rodillas, mi castigo, 
deja de llorar por ti. 


Si me amenazas prometo escaparme 
yo no volvería a hablar. 
Son tus palabras puñales, que abrirán 
algo muy dentro de mí. 


Despertad alegres amigos, 
olvidad los ruidos nocturnos. 
Si tardáis, ya comeréis 
verde pasto y agua de lluvia. 

Publicar un comentario en la entrada