sábado, 21 de noviembre de 2015

Cuéntame al oido



Cuéntame al oído,
muy despacio y muy bajito,
porque tiene tanta luz este día tan sombrío.
Cuéntame al oído,
si es sincero eso que ha dicho
o son frases disfrazadas esperando sólo un guiño.
Cuéntame, cuéntame.
El cielo acostado detuvo el tiempo en el beso
y ese beso a mi en el tiempo.
Cuéntame al oído,
a qué sabe ese momento
donde esperan hoy los días en que aquello era un sueño.
Cuéntame el oído,
donde quedan hoy tus miedos,
si aún guardas sus caricias en la caja del recuerdo.
Cuéntame, cuéntame.
El cielo acostado, detuvo el tiempo en el
beso, y ese beso a mi en el tiempo.
Publicar un comentario en la entrada