domingo, 5 de febrero de 2012

Rondalla



En esta noche clara de inquietos luceros
lo que yo te quiero, te vengo a decir
mirando que la luna extiende en el cielo
su pálido velo de plata y zafir.
Y en mi corazón, siempre estas
y yo no he de olvidarte jamás
porque yo nací, para ti,
y de mi alma la reina serás.
En esta noche clara de inquietos luceros
lo que yo te quiero te vengo a decir:
Abre el Balcón y el corazón,
mientras que pasa la ronda.
Siente mi bien, que yo también
siento una pena muy honda
Para que estés, cerca de mi
te bajaré las estrellas
en esta noche callada
que en toda mi vida será la mejor.
Publicar un comentario en la entrada