martes, 13 de diciembre de 2011

En la puerta hay un niño



Madre en la puerta hay un niño,
más hermoso que el sol bello,
diciendo que tiene frío,
porque viene casi en cuertos.

Pues dile que entre y se calentará,
porque en esta tierra ya no hay caridad,
porque en esta tierra, ya no hay caridad.

Entró el Niño y se sentó,
y mientras se calentaba,
le preguntó la patrona,

¿De qué tierra y de qué patria?
Mi Padre es del Cielo,
mi Madre también,
Yo bajé a la tierra para padecer
Yo bajé a la tierra para padecer

Hazle la cama a este Niño,
en la alcoba y con primor.
No me la haga usted señora,
que mi cama es un rincón.

Mi Padre es del Cielo,
mi Madre también,
Yo bajé a la tierra para padecer.
Yo bajé a la tierra para padecer
Publicar un comentario en la entrada